AeroMéxico se apresuró a sacar un comunicado desmintiendo la información, aunque el daño ya estaba hecho. La empresa informó que, aunque han sido severamente afectados por la crisis internacional del Covid-19, no han tomado la decisión de acogerse a la Ley de Quiebras.
Por el contrario, están buscando fuentes adicionales de financiamiento que les permitan fortalecer sus flujos operativos en los próximos meses, conforme se va dando la recuperación de la demanda, y tener una reestructuración ordenada de sus compromisos financieros sin afectación o disrupción de las operaciones.