El exterior desafía las normas de diseño y traslada la identidad de Sportage a la próxima generación, al tiempo que rinde homenaje a su rica herencia.
El perfil lateral de Kia Sportage se mantiene fiel a su ADN de utilidad deportiva.