En 1967, naciones de todo el mundo llevaron sus mejores logros técnicos y científicos a la Exposición Internacional y Universal en Montreal.
El resultado fue un éxito rotundo. Los visitantes norteamericanos apreciaron mucho la elegancia y el contenido del automóvil. A raíz del consenso público, se desarrolló una versión de producción, que se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra en 1970.