En total son 29 entidades del grupo las que se acogen a esta ley, incluyendo las filiales de Chile, Perú, Ecuador y Estados Unidos; no están incluidas, al menos por ahora, las filiales de Brasil, Argentina y Paraguay.
La empresa dijo que está “transformando su negocio” para mantener su posición de liderazgo en el transporte aéreo en Latinoamérica, y que acogerse a la ley de quiebras no tendrá ningún impacto en las operaciones de pasajeros y carga.