La mano del hombre en su recolección bajo el método de cosecha en verde y una fermentación en cubas de concreto, dan paso a su posterior crianza en barricas de roble francés por alrededor de dos años.
Tan solo 30,000 botellas son producidas anualmente si todo sale bien, variando su precio en función de la calidad de la añada.