El objetivo del proyecto es, entonces, encontrar la manera de cubrir la ruta sin escalas, cosa que hasta ahora ningún avión era capaz de hacer. Lo más que han logrado es operar Perth-Londres sin escales en alrededor de 18 horas, en un Boeing 787-9.
Por la otra parte, Airbus propuso el 350-1000 ULR con autonomía para vuelos de entre 18 y 20 horas, y mayor cantidad de pasajeros, por lo que fue electo ganador y estaban en proceso formalizar una orden por 12 aviones.