Durante los 90s y principios del siglo creció gracias a acuerdos con Lufthansa y Air France, así como otras líneas de la región, ofreciendo conectividad hacia Ecuador desde Bogotá, además de Santiago y Buenos Aires.
Actualmente contaba con una flota de únicamente un Airbus A320, un A319 y tres ATR42-500, siendo sus únicos vuelos extranjeros a Cali, Colombia, y Fort Lauderdale, Florida.